Docencia e Investigación,  Nacimiento ecológico y Sustentable

Nacimiento Ecológico

“En el mundo distópico de la ontología, donde cada uno lucha por su lugar bajo el sol, se da esta situación peculiar en la que prima el hecho de hacer lugar al otro, generándose de esta forma un espacio ético o utópico en el que la retirada de la identidad hace lugar a la diversidad”.

«El racionalismo y la descorporalización moderna del parto». Por una ecología del nacimiento. Es el título del artículo que escribimos con Federico Viola y Ana María Bonet.

En esta investigación, realizamos una genealogía de la influencia del paradigma biomédico sobre el nacimiento y una serie de aportes para una perspectiva ecológica del parto.

 A partir de la concepción racionalista del “cuerpo-objeto”, se habilitaron concepciones dicotómicas desiguales en jerarquía: mente-cuerpo, masculino-femenino, médico-paciente. Esto llevó a subestimar la capacidad de la gestante para parir y a sobrevalorar el poder científico-tecnológico, traducido muchas veces en intervenciones innecesarias. Dicho proceso fue naturalizándose, al punto de ser percibido como sinónimo de buena atención y cuidado.

La perspectiva ecológica del nacimiento, pretende recuperar ciertos aspectos dejados de lado por el recorrido del comino tecnocrático a la vez que reconoce los logros sobre la reducción de mortalidad materna y neonatal.  A partir de la recuperación del cuerpo en clave ética-relacional, se habilita a comprender la importancia del vínculo con la alteridad humana (profesional-gestante, gestante-recién nacido, familiar-gestante) y no humana (microbioma). Este vínculo se encuentra atravesado de lleno por la responsabilidad de proteger, que no es lo mismo que controlar. La dimensión ecológica relacional del nacimiento tiene el potencial de permitirnos vivir el parto como una experiencia de gozo, que puede acontecer incluso en medio del dolor y el agotamiento. El gozo fecundo de la entrega, de una vivencia radical en la que siempre faltan palabras para expresarla.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *