Obstetricia de Alto Riesgo

Las estrategias para reducir la mortalidad materna se han centrado en las gestantes y las familias poniendo atención en abordar las causas directas de las muertes relacionadas con el embarazo, promoviendo la asistencia de partos por personas calificadas, promoviendo lugares seguros de asistencia al parto, y garantizando el acceso universal a servicios básicos atención de salud.

Las principales complicaciones, causantes del 75% de las muertes maternas, son: las hemorragias graves (en su mayoría tras el parto), las infecciones (generalmente tras el parto), la hipertensión gestacional (preeclampsia y eclampsia), otras complicaciones en el parto y los abortos inseguros. 

Cada visita al especialista tendrá el objetivo de identificar a tiempo diferentes enfermedades, que a su vez pueden presentarse en diferentes etapas de la gestación, que tengan el potencial de poner en riesgo la salud materna o la del bebé. Esto se denomina enfoque de riesgo, lo que no significa poner empeño en hacer patológico el embarazo. La mayoría de los embarazos transcurrirá en forma saludable, pero se necesita que tanto los profesionales de salud como la comunidad desarrollen un sentido de alerta para evitar muertes innecesarias.

Suscribite a mi Canal de Noticias